lunes, 25 de mayo de 2009

Tantarria

Le tengo adversión a las chinches, y a todo bicho que se les parezca. Esos vientres regordetes y triangulares plagados de patas y antenas me provocan pesadillas. Y mi adversión llega al odio, a la discriminación, a sueños de holocausto.
Me topé con las tantarrias en mi último viaje, son una chinche mayor. Cumplen con los cánones estéticos, y todavía más: exhiben un patrón y colorido inauditos, calculados para que el instinto animal reaccione ante la posibilidad del peligro. Mas todo es un engaño: las tantarrias son comestibles, como los jumiles.

Creo que odio tanto a estos animales que no tengo empacho al devorarlos. He comido jumiles y disfrutado de su cuerpo crocante y su sabor exquisito a sal yodatada. Dicen que las tantarrias son más suculentas. Me hubiese gustado probarlas sobre tortilla de maíz y ahogadas en salsa. Pero sería incapaz de realizar la recolección de tales alimañas, de tomarlas con la mano y alejarlas de su hogar-mezquite.

Tal vez en otro viaje alguien más realice la tarea. Entonces las morderé, las trituraré y les haré sentir mi fobia cuando se deslicen, muertas, por mi garganta.

La gula sí es un pecado, y la más oscura de las perversiones. Lo admito y no me persigno.

5 comentarios:

mona con navaja dijo...

buena manera de enfrentar las fobias , creo que tendre que comerme un caballo

saludos

Anónimo dijo...

Uhh saben rico las tantarrias, pero si comes muchas si te empachas por que tienen una gran cantidad de grasa.

Anónimo dijo...

Uhh saben rico las tantarrias, pero si comes muchas si te empachas por que tienen una gran cantidad de grasa.

Baxcajay dijo...

estas bien mal esto es comida exotica y por que les temes si las puedes matar con de un solo madrazo ademas son tan ingenuas como estar a lado de un persona que amas. son mas aberrantes y le tengo mas adversion a las personas malas y feas que son muchas y a veces no las puedes distinguir asi como tu chico o chica que puede causarte tanto daño como pueda o quiera tanto fisico o psicologico.

Anónimo dijo...

Yo tambien les tengo fobia, creí que era el unico con esa fobia irracional, para nada me las comeria, no puedo ni estar a 3 metros de ellas (muertas o vivas) porque me da un ataque de nervios. Tengo pesadillas con ellas 1 vez a la semana.