miércoles, 17 de diciembre de 2008

lo que se desvanece

Beksinski

Creo que paso demasiado tiempo aquí, dentro de casa. Cada vez que salgo a la calle me enfermo, tengo una gripe recurrente. Y hay días en los que el malestar es inaudito, me derrumba por dentro y por fuera. Me deja suspendida en este limbo que he creado en los últimos meses: no importa lo que suceda, los días son iguales y uno se dedica a devorarse la deriva. Me cansa enfermarme pero más me cansa intentar no cansarme. Tendré que salir a la calle una y otra vez, es inevitable. Trataré de resignarme si acaso me enfermo de nueva cuenta; cuando sienta la fragilidad de este cuerpo imaginaré que sólo es el eco de lo que se desvanece día a día.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Pues sí, esta temporada es propicia para las enfermedades y la melancolía.

Si sale a la calle tápese, con su chal tejido, sí ese azul cielo con bolitas rosas.

Anónimo dijo...

cuca latina

¡Feliz Sol Invictis!

:D